Juan Carlos Albuixech, CEO de Sands Beach Resort 

“Un buen líder debe ser motivador y generar entusiasmo”

Con una vida profesional dedicada por completo al sector hotelero, hace casi una década que Juan Carlos Albuixech decidió dar el paso y poner en marcha en Lanzarote su propio complejo turístico: Sands Beach Resort. En él apuesta por una clara política de gestión de personas que hace que cada empleado saque lo mejor de sí mismo y se sienta feliz desempeñando su trabajo. “Hemos conseguido que la plantilla venga a trabajar motivada y con ganas de levantarse cada día para ello”, reconoce. Parte de este éxito se debe al hecho de haber sido capaz de transmitirles confianza, trabajando “la responsabilidad, la colaboración y la iniciativa”. Por eso, a este apasionado de la buena comida con un buen vino y de su familia le encanta cada mañana pasearse por el hotel para disfrutar del buen ambiente que se respira en “su casa”.

¿Qué aspectos destacaría de la cultura de gestión de personas de su empresa?

Para nosotros, las relaciones humanas son fundamentales para el desarrollo como persona. Para ello, aplicamos el sentido común, algo cada vez más difícil de entender y hacer entender, y, lo más importante, trabajamos mucho que los empleados conozcan y sepan lo que la empresa espera de ellos, además de comunicarles de manera clara la estrategia de la organización y el porqué de muchas decisiones.

¿Qué cree que la plantilla valora más de trabajar en Sands Beach Resort?

Hemos conseguido que los empleados vengan a trabajar motivados y con ganas de levantarse cada día para ello. El grado de compañerismo es alto, dejando de lado el amiguismo, y esto ayuda a que cada cual desarrolle sus funciones dejando de lado temas personales, cotilleos… por lo que se siente útil y parte importante del éxito. Hemos implementado el que cada empleado saque lo mejor de sí mismo de manera profesional y esta libertad hace que se sienta bien y feliz, por supuesto, dentro de la capacidad de cada uno. El que vale se queda (de allí el 81% de una plantilla fija) y eso se percibe teniendo un absentismo laboral mínimo.

En su opinión, ¿qué retos específicos plantea la gestión de personas en el sector de la hostelería? 

Nos hemos convertido en una escuela; es decir, hemos y seguimos trabajando en la formación de profesionales dentro de cada departamento. Hoy nadie estudia para cocinero de hotel, todos quieren ser grandes estrellas Michelín. El camarero de escuela no existe, no se da formación en camareras de pisos, los recepcionistas quieren ser directores… La hostelería como profesión está mal considerada y los que trabajan en ella, la mayoría, están de paso, y piensan que este trabajo es fácil. Sin embargo, hemos conseguido un buen equipo de mandos intermedios, de la vieja escuela, que ponen en valor su experiencia y la comparten en formación…

Sin embargo, la rabia entra cuando ves el tiempo invertido en una persona y, de repente, encuentra un puesto mejor o se vuelve a trabajar en lo suyo. Es allí donde el coste de formación no está pagado… A veces comento con mi equipo que los que entran vírgenes deberían de tener un convenio especial, algo que no existe. No es justo que un camarero en tu casa, ya formado y con experiencia cobre lo mismo que uno que entra sin apenas conocimiento… Al menos, ahí está nuestra gestión de recompensas y gratificaciones que da el valor de trabajar en nuestro hotel.

¿Realizan algún tipo de acción de employer branding?

¡A diario! Hemos creado una marca y, a día de hoy, todos estamos orgullosos de ella. Explicamos muy bien el porqué del #LoveBrand y cuidamos mucho la imagen con una herramienta, el Manual de bienvenida, que se lee como una Biblia. De hecho, ha contribuido a que cada uno de los miembros de nuestro equipo sea embajador de la empresa, participe activamente en nuestras redes, e interactúe con los clientes y empleados. Además, los eventos deportivos que realizamos han sido fundamentales para posicionar nuestra marca y que sea un referente.

¿Qué cualidades debe tener un buen líder?

Lo principal para mí es que sea motivador y genere entusiasmo, que crea en las buenas relaciones humanas y trate a los demás como quisieras ser tratado. Creo que preocuparse por las personas es fundamental y si aconsejas, guías y trabajas en su seguridad, mucho más.

¿Cómo definiría su estilo de gestión?

Me gusta generar confianza empresarial, trabajando en la responsabilidad (lo que de verdad aporta en una empresa es hacer frente a las situaciones con honestidad, ser capaz de admitir los errores con rapidez, tomar decisiones y ponerlas en práctica…), la colaboración (saber que puedes contar con tus compañeros y notar que ellos pueden relacionarse contigo, respetando y valorando las fortalezas de los demás) y la iniciativa (eso que todos llevamos dentro y que, a veces, nos encanta utilizar para destruir, sobre todo verbalmente, en lugar de para crear).

¿Qué pide a sus colaboradores?

(Risas) Me río porque en las reuniones siempre les recuerdo que “queremos cerdos y no gallinas”. Mientras que los primeros se dejan la piel para estar en el plato, las segundas sólo ponen huevos y siguen vivas… y hay días que ni los ponen. Ahora hablando es serio, les pido compromiso, que aporten lo mejor de sí mismos y busquen el lado bueno de las cosas haciendo que todo lo que esté a su alrededor marche correctamente. Es fundamental sentirse útiles y valorados por los jefes.

¿Qué ha aprendido de cada una de las empresas en las que ha trabajado?

Las puñeteras relaciones humanas… Las relaciones humanas son más fáciles de lo que las hacemos y nos encanta hurgar y complicarlas. Todas me han aportado una visión amplia de los distintos que somos unos de otros, y que para pasar por esta vida debes practicar el respeto. He tenido jefes y compañeros muy buenos y otros menos, pero todos me han aportado elementos fundamentales para llegar a donde estoy. Si dejas de lado lo que no aporta y te vas quedando con lo bueno de cada uno y de cada empresa, tienes la mitad de tu vida ya hecha.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

El levantarme cada día para pasearme por el hotel y disfrutar del buen ambiente que se respira, ese “buen rollito” que se ha generado entre empleados y clientes, entre jefes y empleados. Cada día conozco a nuevos clientes y disfruto escuchando sus historias, lo que les ha motivado a venir a mi casa; y cada día disfruto más viendo a clientes que vuelven año tras año, incluso habiendo “arrastrado” a algunos de ellos de otros hoteles en los que he estado y que me han seguido hasta aquí.

Compartir en:
¿Cuál sería su #hashtag en gestión de personas?
#Optimismo #QueMaravilla
Tres palabras que le definan como profesional
Seriedad en la gestión; profesionalidad y conocimientos; y superación de obstáculos y situaciones adversas.
Y tres que le definan como persona
Serio, generoso y seguro.
Nombre a las tres personas que más han influido en su vida
Antonio Ibáñez, Miguel Serra y Enrique Albuixech.
Un sueño por cumplir (personal o profesional)
En lo profesional, ver Sands Beach Resort limpio de problemas y reformado como deseo; en lo personal, un año sabático.
¿Qué libro está leyendo actualmente?
Estoy con tres: “Usted puede ser todo lo bueno que quiera ser”, de Paul Arden; “Business For Punks, The Brewdog Way”, de James Watt; y “Crónica de un desencuentro, Obiang responde”, de Alfonso Merlos.
¿En qué redes sociales podemos encontrarle?
Facebook, Twitter e Instagram.
¿Cuál es su mejor receta para desconectar?
Una buena comida con buen vino y con mi familia.
¿Qué le apasiona?
Viajes cortos con mi familia.
¿Qué hace cuando no está trabajando?
Practico mucho deporte e intento ver a mis amigos o, al menos, llamarlos por teléfono.
En 140 caracteres defina qué es para usted el éxito
Principalmente, saber disfrutar de lo que tenemos, buscar gratificaciones duraderas disfrutando el día a día con superación y esfuerzo… Como decía Margaret Thacher, un certero sentido de propósito…

Trayectoria profesional

Nacido en un hotel y criado en ellos en varios países por todo el mundo, no resulta extraño que Juan Carlos Albuixech estudiara Hostelería en Angoulême (Francia) y desarrollara su carrera en este sector. En él se inició primero en Mercure Hoteles para pasar, en breve, a Occidental Hoteles, donde se especializó en aperturas y reposicionamientos de este tipo de alojamientos. Con más de 25 años de experiencia, la mayoría de ellos en dirección, decidió empezar su propio negocio hace ya nueve años en Lanzarote, Sands Beach Resort Hotel, que regenta desde entonces. En pocas palabras, Albuixech se define como “un profesional con sólida experiencia en turismo y dirección hotelera, acostumbrado a trabajar en entornos de presión y a generar resultados optimizando los recursos, especializado en reposicionamiento de marca y saneamiento de negocio”, concluye.

Sectores | Febrero 2018
SELECT articulos.*, newsletters.division FROM articulos INNER JOIN newsletters ON (articulos.newsletter=newsletters.id) WHERE newsletters.fecha>'2018-03-27' AND newsletters.publicar = 1 AND articulos.id NOT IN (0) AND articulos.seccion IN (1,2) ORDER BY RAND();