Las ventajas (y desventajas) de la promoción interna

Juan Antonio Sánchez Martín, Director Sectorial de Adecco Puertos

En un momento en que mantener la motivación de los empleados es esencial para lograr equipos productivos y generadores de un servicio al cliente excelente, la promoción interna se presenta como una herramienta excelente para lograrlo. Qué mejor que dar a nuestros propios empleados la posibilidad de ascender dentro de la compañía y de poner en valor el trabajo que han realizado hasta ahora.

Realizar una selección dentro de nuestras propias plantillas tiene muchas ventajas, entre las que podemos destacar las siguientes:

Motivación: tal como ya he comentado, el hecho de tomar en consideración a nuestros trabajadores cuando surge una nueva vacante les da la oportunidad de crecer, de aprender y de demostrar y demostrarse a sí mismos que están haciendo un buen trabajo.

Rapidez: especialmente en los casos en que es necesario cubrir un puesto con cierta urgencia, contar con trabajadores propios de los que conocemos sus habilidades, sus aptitudes y su manera de trabajar, acortará el proceso respecto a una selección externa.

Ahorro de costes: evitamos la puesta en marcha de largos procesos de selección, pago en medios especializados, uso de consultores, etc.

Integración en la empresa: el trabajador ya conoce los valores y la cultura de la empresa y su manera de trabajar, y no necesita de un periodo de introducción más que el que requiera el propio cambio de responsabilidades y especificidades del puesto.

Productividad: la rapidez derivada de un proceso de selección más corto y sin necesidad de un periodo de introducción lleva aparejada un mantenimiento de la productividad, ya que seguramente el candidato ya conozca el funcionamiento de todo o parte del nuevo puesto.

Debemos tener en cuenta, sin embargo, que no todo son ventajas y que la selección interna puede llevar a una falta de rigurosidad en el proceso, deriva en una necesidad de cubrir vacantes en cadena ya que hay que ocupar el puesto del trabador ascendido, puede provocar descontento entre otros candidatos al proceso e impide la entrada de nuevos empleados a la organización, con lo que eso supone a nivel de nuevas ideas, frescura y puntos de vista diferentes y enriquecedores para la empresa.

Por lo tanto, lo más adecuado es utilizar un sistema de contratación mixto que permita tanto mantener el nivel de motivación y de oportunidades para los empleados existentes, como la posibilidad de incorporar personal externo que pueda ajustarse más a un determinado puesto o aporte un valor añadido y un talento necesario para la compañía.

Compartir en:

Servicios

Suscribirse al newsletter

Si desea recibir las newsletters de Adecco Red, rellene el formulario indicando sus areas de interés.

Sectores | Febrero 2018